Gonzalo Abelaira

Desaparece sin dejar rastro el copywriter freelance Gonzalo Abelaira

El hombre, de 32 años, se encuentra en paradero desconocido desde hace una semana aunque sus suscriptores continúan recibiendo sus consejos diarios para aumentar las ventas de su negocio gracias al copywriting.

Las primeras informaciones sobre el caso apuntan a que Gonzalo Abelaira podría sufrir el síndrome del impostor y haber escapado con el dinero de sus clientes sin haberles entregado sus textos persuasivos.

Otras fuentes consultadas coinciden en que puede tratarse de una desaparición voluntaria del copywriter por miedo de que le acusen de querer enamorar a sus clientes con el poder de las palabras.

Y si eres dueño de un negocio, CEO o responsable de marketing y te gustaría que más personas te compren, puedes suscribirte a sus emails diarios en la casilla de abajo:

.

¿Estamos ante un nuevo vendehúmos?

La Policía está investigando si estamos ante un nuevo caso de vendehumismo.

El hombre podría estar evangelizando a sus suscriptores con consejos de copywriting y ventas que ha copiado de un curso para beneficiarse del dinero de los más incautos.

La noticia sobre su desaparición ya se ha difundido entre los “expertos” en marketing más afamados del país, quienes la acusan de atosigar a sus suscriptores con un email diario.

Estos “expertos” no comparten la obsesión de Gonzalo con el email marketing pues afirman que para vender es más efectivo hacerte tiktoker o regalar contenido de valor en redes sociales para que la gente se sienta en deuda y te compre.

Por otro lado, esta misma mañana Anne Igartiburu ha confesado en su programa que tuvo que borrarse de inmediato de su lista tras suscribirse y comprobar que el copywriter no quería enamorar a nadie con el poder de las palabras.

Y si eres dueño de un negocio, CEO o responsable de marketing y te gustaría que más personas te compren mientras tu competencia se aleja por el retrovisor, suscríbete a su lista para recibir sus correos diarios en la casilla de abajo:

.

Empresario se entrega a la policía confesándose culpable de la detención del copywriter

Un conocido empresario se ha entregado hace escasas horas a la Policía confesando ser el culpable de la desaparición de Gonzalo Abelaira.

El detenido confesó haber secuestrado al copywriter para que le escribiese los textos de su web, un embudo de ventas y un email diario aprovechando que su competencia andaba “despistada” enviando newsletters publicitarias con promociones y ofertas.

El empresario apenas dejaba media hora al día a Gonzalo para que enviase un email a su lista pero ante la preocupación de sus suscriptores por su desaparición, sucumbió a la presión y decidió entregarse como culpable.

La Fiscalía está estudiando el caso aunque se habla de que el hombre podría ser condenado a no aumentar sus ventas de por vida debido a que le quieren obligar a:

El joven dará esta tarde una rueda de prensa para agradecer el apoyo a sus suscriptores y darse a conocer entre aquellos que aún anden un poco perdidos con la importancia de sus textos en la venta online.

Si tienes mucha competencia, más marcan la diferencia así que igual te interesa asistir.

Y si eres dueño de un negocio, CEO o responsable de marketing y te gustaría ser más persuasivo para que más personas te compren, quizás te interesa suscribirte a su lista:

.
Esta es una foto de Gonzalo Abelaira
Recién rescatado de mi secuestro mientras disfruto de la vida

¿Quién soy?

Hola,

Soy Gonzalo Abelaira y como copywriter, escribo textos persuasivos que ayudan a mis clientes a:

Y si eres dueño de un negocio, CEO o responsable de marketing y te gustaría que consiga esto para ti, suscríbete a mi lista para recibir mis consejos diarios de copywriting&ventas y luego decides:

.

Un abrazo,
Gonzalo Abelaira
Jedi Pelirrojo de la Persuasión

PD: Esta historia es falsa.

El copywriter freelance asegura no haber secuestrado y que ningún empresario ha sido detenido aunque tiene delito no ser consciente de que los textos marcan la diferencia en tus ventas cuando tienes un buen producto.